Wednesday, January 25, 2006

Sin Novedad en el Frente Audiovisual: Guerrilla Girl on TV

.
Amsterdam, Diciembre 8, 2005


guerrilla_girl_3

"En Colombia, hablar en una plaza pública y reclamar sobre derechos sociales, es arriesgar la vida. En promedio, dos sindicalistas son asesinados cada semana. Hay grupos paramilitares asesinando aquí y allá. Colombia es un país en el que la gente vive en peligro". Así respondió Frank Poulsen - director del documental danés Guerrilla Girl que tuvo su estreno mundial en el International Documentary Film Festival Amsterdam el 30 de Noviembre - al preguntarle sobre los riesgos que puede correr "Isabel", la protagonista de su documental, si la película se exhibe en Colombia. Sin embargo, afirma que "tanto ella, como su padre, y los comandantes de su campo de entrenamiento estuvieron de acuerdo con el film… y no sería fácil encontrarla. Colombia es un país muy grande."

Pero entender la existencia de un producto audiovisual como Guerrilla Girl, más allá de los hilos ideológicos que tejen su contenido, requiere comprender cómo funciona el mercado internacional de documentales y los intereses tras un proyecto específico. En este caso los sospechosos de siempre son la casa productora que ha apoyado el documental, el director que lo ha creado, y las empresas de televisión que lo han financiado. Además, y más importante aún, está el objeto del documental: no Isabel, la guerrillera recluta de 21 años, sino las FARC, alias Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, alias FARC - Ejército del Pueblo.

El director, Frank Poulsen, es un joven danés de 30 años, de izquierda de primer mundo, que se ha graduado en 2001 de la Escuela Nacional de Cine de Dinamarca, y que se ha interesado por años en temas del tercer y cuarto mundos, especialmente en la situación africana, que ha documentado personalmente. Una de sus maestras en Dinamarca fue Karoline Leth, productora de la compañía Zentropa Real, la misma compañía que creó el decálogo de cine anti-Hollywood conocido como "Dogma 95" y que ha ofrecido joyas cinematográficas como Los Idiotas. Aunque ya había trabajado en la Televisión Publica Danesa el reto de Frank era realizar su primera película. Un documental no sólo es relativamente más fácil de producir que un film argumental, sino que puede ser una forma sólida de penetrar el competitivo mercado de los commodities audiovisuales. Y para penetrar mercados, nada mejor que hacerlo con signos reconocidos a escala global: Guerrilla, FARC, Colombia.

guerrilla_girl_1

Frank tuvo que esperar año y medio, después de un primer contacto, para recibir la invitación de las FARC y poder visitar algunos de sus campamentos en la costa caribe: "Después de que la Unión Europea, forzada por Bush, los declarara terroristas, tuve la idea de mostrarlos como seres humanos. Nadie quería financiar este proyecto, además les parecía muy arriesgado, o que nos podrían matar o secuestrar. Pero una vez desarrollado el contacto, decidí viajar para hacer algunas tomas, regresar y mostrar que era posible realizarlo... Unos guerrilleros nos recogieron en un país vecino y nos introdujeron a Colombia. Allí nos presentaron a Iván Márquez, el más joven de los líderes de las FARC. Me impresionó que supiera tantos detalles sobre mí, me habían estudiado previamente. Yo iba con argumentos preparados, para explicarle por qué era importante hacer este film, que además implicaba quedarnos tres meses con ellos, pero antes de que le explicara las razones simplemente me dijo: 'bien, nos parece una buena idea, cuando comienzan?'"

Por supuesto, en un escenario con guerra civil de alta intensidad, cualquier grupo guerrillero tropical - antagonista de un Estado que utiliza los medios de comunicación de acuerdo a las teorías de la Universidad de Oxford - tratará de usar esos mismos medios en el frente de batalla, pero de acuerdo a otras teorías, las del azar. Álvaro Uribe ha utilizado los medios nacionales como herramientas básicas de su marketing político (con más minutos al aire y más centímetros de papel que cualquier bebida gaseosa). De otro lado, las FARC, ya sin municiones mediáticas en Colombia, requerían abrir una ventana de exhibición en el frente de la imagen. Y la ventana se abrió, como caída del norte, gracias a la Unión Europea.

Karoline Leth, productora del film, confirma el costo del proyecto: 260,000 euros (unos 700 millones de pesos). Sobre el film comenta: "Zentropa no tiene un interés político. Lo que buscamos es producir películas de alta calidad. Me parece increíble lo que ha hecho Frank y estoy muy orgullosa de él. Cuando regresó de Colombia y me mostró sus tomas le dije que haríamos la película. Eran secuencias increíbles y me encantó todo lo que había conseguido". Y la financiación? "La inversión en el proyecto provino sobre todo del Instituto de Cine Danés, y de cuatro canales de televisión pública de Dinamarca, Holanda, Estonia y Finlandia." En otras palabras, Guerrilla Girl es un film sobre las FARC, financiado con dinero de la Unión Europea, que tendrá presencia internacional en festivales de cine y distribución global en señales de televisión satelital.

Las 60 horas de imágenes ya fueron reducidas a 55 minutos, para exhibición en televisión, y a 90 minutos, para exhibición en teatros. La historia, muy bien fotografiada y a ritmo de música melancólica, relata la transformación de Isabel, durante los tres meses de entrenamiento básico, de guerrillera kinder a guerrillera primaria. Isabel toma clases revolucionarias bajo una carpa con bancas hechas de monte, practica la guerra con un fusil de madera, y comparte su educación universitaria explicando a sus colegas de estratos menos afortunados la importancia geo-política del Amazonas y el Putumayo. Pero la chica guerrillera no atraviesa mayores conflictos físicos ni emocionales evidentes; no hay civiles secuestrados, ni pipetas de gas mutilando la piel, ni minas antipersonales, ni encuentros de negocios con cultivadores de hoja de coca. Y por eso el argumento se queda plano y en la superficie.

guerrilla_girl_2

Sin embargo, como en todo documental, algo nuevo se entiende y algo de la realidad emerge de una u otra forma, incluso si el tema verdadero es la guerra entre la propaganda del estado y la propaganda insurgente. Y ese es el problema de Guerrilla Girl. Hay demasiado afán por parte de las FARC (obviamente), e incluso por parte del realizador, por hacer ver la vida guerrillera como un espacio de convivencia relativamente normal, a veces ridículo, casual, inocente. Pero todos sabemos que en Colombia la inocencia se perdió con los muertos del siglo veinte. En Colombia nada ni nadie es inocente y mucho menos en el frente audiovisual.

Documentales como Guerrilla Girl tienen dos mercados estratégicos, los canales de televisión abierta, que en países como Francia o España pueden pagar hasta 50,000 euros por los derechos de emisión; y los muchos canales segmentados de cable que pueden pagar hasta 5,000 euros por derechos reducidos. Guerrilla Girl, por su tema y por su controversia, es un producto con alto potencial comercial y, combinando la exhibición en Televisión, Teatros, Home Video, y Centros Educativos, puede fácilmente alcanzar un millón de euros en ventas mundiales en los próximos 12 meses.

Tine Klint, coordinadora de ventas de Film-Trust, el brazo comercial de Zentropa, confirma que ya adelantan conversaciones con canales de televisión y cadenas de cines de diversas partes del mundo, incluyendo Latinoamérica; también con un canal satelital latinoamericano, "aunque ese contrato aún no se ha cerrado"; y con tres distribuidores de cine colombianos que están interesados. Nada mal para tres meses de aventura en una selva caribe, en una selva ajena que puede disfrutar un europeo, pero que aterra a millones de colombianos. La exhibición en Colombia de Guerrilla Girl (también con alto potencial comercial) será una prueba de comunicación para el discurso incesante y mediatizado de Álvaro Uribe. Tendrá que decidir, junto con sus asesores de imagen, si permitir la exhibición y aceptar que los colombianos somos capaces de manejar racionalmente este tipo de contenido, o censurar la película y suponer que somos incapaces de entender nuestros propios conflictos.

Tal vez así es. Tal vez hemos sido incapaces de entender nuestros últimos 100 años. Porque Colombia jamás aprendió a entender sus propias guerras. Pero desgraciadamente aprendimos muy bien a olvidar a nuestros muertos.

Links:

Instituto de Cine Danés: http://www.dfi.dk/english/english.htm
Ventas Mundiales Trust-Film: http://www.trust-film.dk/
Lars von Trier en Zentropa: http://www.zentropa.dk/
Unión Europea en Español: http://europa.eu.int/index_es.htm
==================

Artiiculo en Cambio:

http://www.revistacambio.com/html/cultura/articulos/4363/

17 comments:

Anonymous said...

ojala no la sensuren, seria bacano conocer los puntos de vista de esa gente, si son tan fuertes y si arta gente los quiere es por algo

Anonymous said...

Bueno, la cuestión no es acerca de qué tan en la superficie queda el documental, en cuanto a la vida guerrillera, sino cuánto podemos estar contaminados por la idea amarillista del conflicto. Me explico: acaso alguien tiene pruebas plausibles de que absolutamente todo en la vida de un guerrillero está rodeado de sangre? De otra forma: desde hace años hemos oído barbaridades como que los comandantes abusan de las reclutas, que el reclutamiento forzado es tan tenaz que se llevan a familias enteras, que el trato es a golpes e insultos, etc.

bueno, y cómo los hombres de a pie terminan durante años en una organización como esa? Si damos credibilidad a ese "infierno" que muchos definen como la vida en el monte, cómo es que llevan más de cuarenta años, y ahora se riegan por todas partes? la cuestion, de otra parte, es que esperamos absurdamente que fuera una cinta al estilo Carlo Gaviria, con venganzas, ajustes de cuentas, combates, ajustriciamientos, etc, de tal manera que la pantalla se nos salpicara de sangre.....

Bien, parece que en muchos sentidos no es una película para un mercado como el nuestro; no solamente proque somo frugalmente anti-Farc, sino porque nuestro imaginario, mucho más proclive a la narrativa visual norteamericana, exige que no sea tan aburridora la vida en el monte, o por lo menos, que no sea tan aburridoramente retratada por la lente.....

¿Y es que acaso vamos a ser tan ingénuos que creemos que la vida de los hombres en el monte está alimentada por trogloditas sedientos de sangre, cuando lo que sabemos que los que están allá, son fundamentalmente la clase más ingénua del país, es decir el campesinado?

Anonymous said...

Que pena la realidad absurda de probresa mental.... que genera esto sobre la guerrilla..... el 90% o mas de nosotros los colombianos esta en contra de el conflicto nacional.... entre guerrilla, paramilitares y gobierno.... pero el 90% o mas de nosotros tiene claro la realidad de nuestro conflicto... y la participacion de la guerrilla. en el..... los ideales se perdieron..... y los integrantes carecen de capacidad mental para entender esto.... son motivados por ideas absurdas generadas por la unica excusa que tienen para existir..... ahora dedicados al narcotrafico... pretenden los guerrilleros escudarse en el conflicto nacional... argumentando con mentiras..... para seguir con su unico ideal.... el dinero.... ngenerando guerra y muerte para no dejar de existir.... ahora. pero para un malo hay otro no? EL QUE QUIERA CREER QUE CREA... PERO LA VERDAD ES UNA.... Y NO FALTAN MAS DE TRES DEDOS DE FRENTE PARA VERLA...... AQUI EN MI PAIS... NADIE... QUIERE O ESTA DE ACUERDO CON LA GUERILLA.... PERO LA VIDA CONTINUA Y NOS VAMOS ACOSTUMBRNADO..... POR ESO NO PASA NADA.... Y COLOMBIA NO ES UN PAIS PELIGROSO COMO LO TRATAN DE HACER VER EN EL EXTERIOR CON PAGINAS COMO ESTA... O CON LOS ARTICULOS QUE EN ELLAS SE PUBLICAN..... es claro que en el exterior las cosas se ven de otra forma y no hay duda que en el exterior hay personas con ideales antiguos... referente al sentir guerrillero.... en algun momento bueno... pero ahora las coss han cambiado.... y ellos se tienen que dar cuenta de eso.... serian irresponsables si no lo hicieran.....

Anonymous said...

Bueno, Primero, SOY COLOMBIANO, Segundo, no es tan simple como creen, Tercero, a la gente se le vende éste tipo de película y se la creen, más los ingenuos extrangeros que creen que Colombia es violencia en cada esquina.
La opinión pública ha sido manejada siempre por la izquierda y por la derecha, en síntesis, solo unas pocas personas [muy ingenuas y manipulables] siguen parámetros de verdaderos delincuentes, unos 10 ó 20, sean de derecha ó izquierda, es lo mismo, solo quieren es dinero, o sino, por que no liberan sus secuestrados, y por que no DEJAN sus armas de una vez por todas, y toman la vida política con el respaldo anteriormente propuesto?.
Por Dios, si Usted es consumidor de drogas colombianas, mire todo lo que está ayudando a financiar...

Peggy Jessurum said...

Quisiera saber si puedeo o si es legal, utilisar la foto 'La exhibición en Colombia de Guerrilla Girl' en www.facebook.com para apoyar a la organizacion COVIC.
Gracias, espero respuesta.

Anonymous said...

es increible que algunos Europeos con toda su educacion sean tan estupidos como para creer que los asesinos Farc le hacen bien a Colombia o quieren el bien para el pais...lo de este documental es una apologia a unos terroristas que solo le han hecho mal a colombia, que secuestan , matan, roban, destruyen pueblos y se fiancian con el narcotrafico..
espero que estos personajes sean erradicados y que los idiotas europeos que aun les creen conozcan de verdad a la gente de este pais que trabaja y quiere vivir en paz...
alias Blugov

angork said...

Desde el mismo comienzo comencé a dudar de la veracidad e imparcialidad del documental, eso de " matan en promedio a dos sindicalistas por semana" nos da un total de casi cien sindicalistas al año muerto, cosa que no es cierta. No voy a defender al gobierno, tengo suficientes razones para estar en contra de él y en mis tiempos protesté contra el gobierno en plaza pública (Que vaina aún no estoy muerto como lo dice el danés) pero si voy a defender a mi país, que es el que me duele y el que vivo y respiro constantemente.
Tenemos un conflicto que lleva años del que se ha lucrado la guerrilla y el gobierno y el pueblo ha puesto los muertos. No puedo pensar que porque un danés halla durado 3 meses en un lugar que muy probablemente fue preparado y adecuado para su filmación, vaya a saber más que yo que vivido y viajado toda mi vida en Colombia, nunca he salidod e ella he amado y odiado en muchos rincones del país.
Tenemos problemas pero eso no se soluciona angelizando lo inangelizable, con las armas nunca van a solucionar nada, la historia lo ha demostrado, y sobre todo la historia actual. La guerrilla juega con el gobierno con las vidas de unos míseros seres humanos sin importarles mas uno o a otro más allá de lo que vale su propio orgullo e interés. Y un danés que al día siguiente de su lllegada a su país, que en tiempos fue bárbaro, está comiendo su pancito danés en el desayuno va a utilizar esta tragedia para provecho económico de sí mismo? que se vaya al diablo que Loki lo confunda! porque en el fondo eso es. Él se va a su país con un documetnal excelentemente grabado y lloo vende y lo sigue vendiendo, y el próximo año va disfrutar los euros que ganó con su venta.
Mientras nosotros seguimos viviendo aquí, amando aquí y odiando aquí.

Anonymous said...

Increible, como es el capitalismo , vender derechos de television a esos precios.... asi cualquiera argumenta que es socialist y comunista , si se van a volver ricos

Anonymous said...

DECEO PAZ AMOR Y FELICIDAD A TODO EL MUNDO Y ESTE PROYECTO SOLO CREA RENCORES A UN PAIS QUE LA MAYORIA DE LAS PERSONAS QUE LO VERAN NO LO CONOCEN VIOLENCIA GENERA VIOLENCIA

come mujeres said...

son bonitas las gerrilleras heee... muy guapas. saludos

Anonymous said...

Pues la guerrilla encantada de que los dejen como principes, igual, eso es lo que siempre han querido y mucho mejor si es para mostrar a nivel internacional. No estoy de acuerdo con este tipo de documentales, la guerrilla no es un campamento entre amigos, y por mas que quieran mostrarse asi ante el mundo, todos estan manchados de sangre, todos quieren esa parte de colombia que bombea petroleo y coca. No sean ingenuos, esto es una guerra en donde muy seguramente esa niña isabel, morirá, y morirá como muchos de nosotros- ENGAÑADOS.

Anonymous said...

Los guerrilleros son asesinos, los revolucionarios también y los terroristas es la misma cosa. Por favor, ¡a quien quieren convencer de lo inaceptable!

La gente sana, que respeta al prójimo y desea la paz no secuestra ni mata. Actos claramente de barbarie, delitos de lesa humanidad que han invadido a América Latina y la han podrido con sus odiosidades e ideologías fracasadas, mentirosas y asesinas. Los comunistas son así, mentirosos repulsivos.

Un lamento y oración por los secuestrados.

Terroristas asesinos, revolucionarios del odio, esparcidores de muerte. ¿Quien podrá perdonarlos por sus atrocidades?

Hay que ser muy ignorante y bobo para creer en mentiras de este calibre cuando es archi sabido que
todo lo que provenga de revolucinarios o terroristas es el mal, dolor, muerte y destrucción.

Anonymous said...

Yo soy colombiano y los terroristas de las FARC"ep" no hacen ningún bien a nuestro pueblo solo son matones y narcotraficantes que no tienen poder ni político ni militar.
Si su voluntad de paz fuera cierta liberarian a los secuestrados e iniciarían una carrera política no armada pero no cabe duda de que son terroristas matones y bandoleros
Viva Colombia En Paz

Anonymous said...

Lo mas doloroso del caso es que en Catalunya,el canal 33 ponga el "documental" danés: " Guerrillera girl", como apoyo el grupo de asesinos de las FARC, precisamente en los dias que el presidente de Colombia ha venido a España a contar con el apoyo de quienes les duele la situación de indefensión del pueblo masacrado y de los secuetrados. Ya se vé la calidad humana de quienes orientan este canal y las simpatias que quieren conseguir haciendo este tipo de miserable liderazgo

Anonymous said...

Recomiendo sobre este tema tan actual hoy ver el Blog del Abicú:

http://abiculiberal.blogspot.com/

Angork said...

en realidad espero que no la "censuren" con C y no s, porque me gustaría ver el panfleto europeo, en cuanto a la fuerza de la guerrilla sí creo en ella, en la que tienen las armas y la violencia igual de fuerza que los malditos paracos que igual mataron y matan a mi gente. Pienso que los que escriben los comentarios, excepto unos cuantos, no viven ni conoce a Colombia. Si esto fuera así no se entenderí lo de "arta" creo yo que quiere decir "harta" gente que según el anónimo comentarista apoya a la guerrilla. Si esto es cierto considerará suficiente los millones de personas que protestamos el 4 de febrero contra la violencia guerrillera, igual si eramos hartas personas los otros millones que protestamos el 6 de marzo contra la violencia paraca. Es bastante claro que la gran mayoría no queremos a los violentos? que no nos interesan supuestas ideas que se defienden con la sangre derramada de nuestros hermanos? Que día a día se ven disminuidos porque ya estamos hartos de ellos?
Por último en ningún momento me escondo en un anónimo dejo mi nick para que sepan quién soy.

Anonymous said...

A través de este documental las FARC está tratando de contratacar a la guerra mediática montada por Uribe y sus socios, quiénes tampoco tienen las manos limpias, Santos serán pero de apellido, eso es todo. Es cierto que la película peca de parcialidad, pero no deja de ser un documento de interés para todos los colombianos, incluyéndome. Desafortunadamente en Colombia confundimos los efectos con las causas, la guerrilla ha cometido graves errores, pero éllos no son los verdaderos causantes del conflicto. Sin duda a ninguno de nosotros nos gustaría tomar las armas e irnos para el monte, debe ser una vida demasiado dura... pero desafortunadamente nuestra clase dirigente, a pesar de ser elegida por votación popular, no representa honestamente las necesidades de la mayoría, generando las condiciones de miseria e injusticia para que algunos de nuestros paisanos pierdan el sosiego y se levanten en armas contra el estado. Mientras que nuestros gobiernos sigan anteponiendo los intereses personales y foráneos a los del país, seguiremos en el mismo círculo vicioso, un precipicio sin fondo que desafortunadamente nuestros hijos y los de éllos tendrán que heredar.